Estilolibre.png

PATRIMONIO

Hidráulico y Etnográfico

MINA DE DAROCA.jpg

Con sencillez, pero también con ingenio, las gentes de nuestro territorio supieron aprovechar los recursos de su entorno con arquitecturas tan útiles y prácticas como, en ocasiones, bellas.

En los paisajes antropizados de los pueblos solían verse eras para trillar las mieses, empedradas creando curiosos dibujos y acompañadas de pajares; también pequeños huertos familiares, con sus pozos y "cerradas" de piedra seca. Aquí o allí se elevaba un abejar o un palomar como torre aislada en medio del campo. Destaca el palomar restaurado y visitable de Cerveruela.

También la actividad de la construcción propició desde antiguo industrias como las tejerías y las caleras.

Asimismo, más cerca o más lejos de los pueblos se ubicaban los pozos de nieve o "neveras", testimonio de épocas de nieves y fríos intesos en nuestra comarca.

El patrimonio hidráulico es variado: Lavaderos tradicionales, muchos aún en uso; molinos, azudes, acequias antiquísimas o canalizaciones ... desde los ejemplos más humildes a los más soberbios como La Parada de Used que retiene las aguas que van a la Zaida, o La Mina de Daro ca, magnífica solución renacentista a los problemas de las riadas.

Elementos que adornan nuestros pueblos y paisajes y que nos hablan de tradiciones que no debemos olvidar.

La Mina de Daroca

Considerada la obra hidráulica más importante de Europa en la Edad Moderna, entre los siblos XV y XVIII, este túnel sigue cumpliendo su cometido de salvar la ciudad de las inundaciones.

La climatología de tipo continental de nuestro territorio favorece que, en verano especialmente, se produzcan tormentas que aportan, en poco tiempo, grandes cantidades de agua, a veces con granizo.

Debido a la particular orografía de Daroca, su calle principal fue trazada siguiendo el curso de la llamada Rambla Fondonera que recoge y conduce todas las agua spluviales que vierten al río Jiloca desde varias zonas de captación, uniéndose a los aportes de los dos montes entre los que se ubica el municipio.

Por otro lado, el que fuese una ciuad amurallada propiciaba que las riadas produjesen las consecuentes inundaciones. De ahí que, en el siglo XVI, por temor a que la ciudad pudiera llegar a desaparecer arrasada por una de esas tormentas, el Concejo se planteó la construcción de un túnel que pudiera reconducir esas aguas torrenciales hacia el río sin pasar por la ciudad.

Se le encargó el proyecto a un ingeniero francés bien conocido en Aragón, Quinto Pierres Bedel ( o Vedel), iniciándose en verano en 1555 y finalizando el 26 de septiembre de 1560.

Este túnel, con una longitud de unos 700 metros, 6 metos de ancho y 7 de alto, es una obra que, por su complejidad y su coste económico, pronto atrajo la atención de las gentes y "pasar la Mina" se convirtió en un reclamo.

Así lo hicieron reyes como Felipe II y su séquito en 1585.

Y así se sigue haciendo, pero ¡ojo!, ¡si no hay amenaza de tormenta!

Las Neveras

El uso de la nieve y del hielo para enfriamiento de alimentos o con fines medicinales se conoce desde antiguo, casi siempre en el ámbito de las clases sociales altas. Hubo que esperar al siglo XVI y XVII para que se popularizase.

Conocidas como neveras, neveros, pozos de nieve, etc., estas arquitecturas han captado la atención últimamente como elementos de patrimonio popular merecedores del reconocimiento de Bien de Interés Cultural.

Son construcciones circulares o poligonales excavadas en el suelo a amanera de pozo con un techo abovedado cuya función era la de almacenar la nieve invernal, bien apisonada, en capas de unos 40 o 50 centímetros de espesor, separadas por anchas franjas de paja. Aunque pueden variar mucho en su tamaño, suelen tener entre 5 y 6 m. de diámetro y varios más de profundidad.

En la comarca Campo de Daroca las encontramos en Atea (cerca de la Ermita de San Roque), en  Daroca ( en el pinar, cerca de la muralla), en Mainar (Cabaña de las Viñas), en Nombrevilla ( en un huerto privado), en Badules (junto al cementerio), en Romanos y en Villar de los Navarros.

Mención especial merece la Nevera de Used, convertida en un centro expositivo sobre el tema. Para visitarla se puede contactar con el Ayuntamiento local en www.used.com y en el teléfono 976 809 001.