Estilolibre.png

NUESTRA ESPAÑA VACÍA

Villanueva de Jiloca

villanueva.jpg

EL PUEBLO

 

Su pequeño casco urbano de esencia mudéjar, y de curiosa formación, nos invita a pasear por sus calles, esas que vieron nacer personajes ilustres como el afamado médico Arnaldo de Villanueva (1240-1311) o Fray Bartolomé Anento y  Peligero (1646-1679). Descubriremos buenos ejemplos de casas nobles de los siglos XVII y XVIII, destacando la de los Abad de Bernabé, con una gran portada y escudo de armas en su fachada, o edificios como el ayuntamiento, de estilo neomudéjar fortificado con rejas y piedras de sillería.

Destacaremos la iglesia parroquial barroca, en honor a San Gil Abad en el siglo XVIII, conserva interesantes retablos y un pequeño museo parroquial.

 

Podremos acercarnos hasta la ermita dedicada a la Virgen del Rosario, siendo interesante el gótico tardío que muestra este edificio del siglo XVI y a la ermita de San Bartolomé, del siglo XV. Y, caminando por las orillas del Jiloca hasta descubrir un pequeño peirón dedicado a San Gregorio en el camino viejo de Valdehorna.

 

En el término de Villanueva de Jiloca hay dos yacimientos antiguos de interés: el de Cerro Redondo y la Pila de los Moros.

 

Para los amantes del deporte cuenta con un excelente parque con una superficie de 4000 m² con espacios deportivos apropiados para mayores y jóvenes. 

QUÉ VER, QUÉ HACER

Tabla de San Bartolomé

La tabla  se conserva en la iglesia  mide 1,70 por 0,80 metros y responde en parte a la descripción que hace de San Bartolomé la Leyenda Dorada.  Aquí se representa vestido con larga túnica azul y amplio manto de brocado con forro granate; lleva en su mano izquierda un libro abierto y la correa con la que sujeta al demonio que está a sus pies; en la mano derecha lleva una especie de bastón que termina en una hoja de cuchillo. Tiene abundantes cabellos, negros y rizados y barba también de color negro. Es una figura esbelta que se recorta sobre un fondo de madera pintada y rojo en la parte superior. Pintura de tradición gótica, aunque ya puede ser de principios del siglo XVI.     Casa de Abad de Bernabé

Se trata de una hermosa casona de ladrillo, que encontramos en la calle que tiene el mismo nombre, perteneció, según el blasón, a la familia hidalga  Abad de Bernabé.  Construida en el siglo XVI. Tiene tres plantas, la baja posee dos puertas enmarcadas en arcos de medio punto hechos también de ladrillo. El piso principal tiene tres balcones, y el ático cuatro ventanillas y un sencillo alero de madera.   Peiron San Gregorio

Se encuentra en el camino viejo a Valdehorna por la rambla.  Parece  un antiguo crucero, o pilar. Todo de piedra y revoco de mortero con grada cuadrada y dos escalones, basa desaparecida; tronco con sendas bandas acanaladas verticales en cada lado; y relicario de 20 cm.