Estilolibre.png

ORNITOLOGÍA

Biodiversidad y Hábitat

secciones_749_9973.jpg

Haber colonizado cada rincón del planeta no es algo baladí en absoluto: las más de 10.000 especies de aves que pueblan los cinco continentes nos dan muestra de la enorme variedad y riqueza de este grupo animal, y en la Comarca de Daroca estamos de suerte.

Con su presencia y sus ausencias, las aves son quizás uno de los mejores bioindicadores que tenemos, y por ende, la enorme diversidad y riqueza ornitológica de nuestra comarca, es uno de nuestros tesoros mejor guardados.

La gran variedad de ambientes naturales y ecosistemas de nuestro territorio, propician que en pocos kilómetros de distancia se sucedan hábitats muy diferentes donde podremos encontrar gran variedad de especies, con sus diferentes particularidades y adaptaciones.

A grandes rasgos, los territorios y hábitats que podemos encontrar para la observación de aves en la Comarca de Daroca son:

1. Hábitats rupícolas: caracterizado por su paredes rocosas y cortados verticales, como las Hoces del Río Piedra, las Hoces del Huerva o los alrededores de Daroca. Aquí podremos encontrar especies como el buitre Leonado, alimoches, águilas reales, halcones peregrinos, chovas piquirrojas, roqueros solitarios, búhos reales etc.

2. Humedales y lagunas: una de las joyas de la corona, como es la Laguna de Gallocanta y toda su cuenca hidrográfica, donde la estacionalidad de sus aguas marca la pauta. Espacios como la propia Laguna de Gallocanta, la Laguna de la Zaida, o la Laguna de Guialguerrero, donde podremos encontrar infinidad de especies residentes, nidificantes y de paso, como la grulla común, cigüeñuelas, zampullines, avocetas, fochas, aguiluchos, garzas, combatientes etc.

3. Hábitats esteparios: caracterizados por las grandes y extensas planicies, la escasa vegetación y las grandes oscilaciones térimcas. Toda la zona de la altiplanicie del Campo de Romanos y los alrededores de la Laguna de Gallocanta son lugares propicios para poder observar aves tan singulares y adaptaas a su entorno como las avutardas, los sisones, alcaravanes, gangas o alondras y cogujadas. Incluida la amenazada y escasa alondra ricotí o de Dupont.

4. Hábitats forestales: caracterizados por el bosque de monte mediterráneo propio de la ibérica Zaragozana y los pinares de repoblación, como los que encontraremos en la Sierra de Santa Cruz, Sierra Modorra, la Sierra de Herrera o el extenso pinar que comparten Daroca, Manchones y Murero. Sierras y bosques que pueden rozar los 1.500 m de altitud máxima y donde podremos observar especies como el águila calzada, el azor , piquituertos, agateadores o la amenazada águila perdicera.

5. Bosques de ribera: donde álamos, sauces, alisos y demás vegetación guardan y protegen el cauce de los ríos, y toda la rica biodiversidad que en ellos vive. Las riberas del Jiloca, el Huerva o del siempre estacional río Piedra, serán lugares propicios para observar picos picapinos, herrerillos, carboneros, martines pescadores, chochines, rascones, gavilanes etc.

PUEDES VER LOS PUNTOS DE OBSERVACIÓN DE LA ZONA EN LA SIGUIENTE PÁGINA